Tecnología
mié 4 de septiembre de 2019

IA afectará también la energía y el clima

El impacto de la tecnología de la información (TI) ya se siente en petróleo, gas y electricidad.

La idea central es que contribuye a que los mercados sean más eficientes y a que los participantes entiendan fenómenos altamente complejos, desde el comportamiento de las redes de energía eléctrica hasta el cambio climático. La transformación que está produciendo en esas actividades se profundiza si se observa en particular un subgrupo de la TI: la inteligencia artificial (IA).  En un reciente ensayo de la Brookings Institution, David G. Victor analiza cómo podría afectar IA la oferta y demanda de energía y las consecuencias de la forma en que la sociedad moderna usa esa energía: el cambio climático. 

Pero IA, por s√≠ sola, no va a asegurar ese resultado sin claros incentivos pol√≠ticos. Curiosamente los mercados energ√©ticos extremadamente inteligentes alimentados con IA facilitan el dise√Īo de buenas pol√≠ticas de incentivos mientras simult√°neamente facilitan a los consumidores la tarea de elegir cu√°les servicios y productos energ√©ticos comprar que eviten la necesidad de recortar emisiones.¬†

Aunque se haga un gran esfuerzo por controlar las emisiones igualmente quedará mucho cambio climático, lo que quiere decir que, en el futuro, gran parte de la "política climática" estará concentrada en adaptarse a los impactos climáticos e implementar respuestas rápidas para el caso de emergencias. Los sistemas extremadamente inteligentes para adaptarse al cambio climático podrían hacer más transparente el costo de esa adaptación y, por eso, más difícil de conseguir acuerdo político para su financiación.

Comentarios